Crítica de la la primera temporada de “Por trece razones”

2
105
Crítica de la la primera temporada de

“Por trece razones” es una serie de Netflix que se estrenó a nivel mundial el 31 de marzo de 2017. Esta serie ha hecho estallar las redes sociales, convirtiéndose en la serie más comentada por Twitter en lo que llevamos de año.

“Por trece razones” está basada en la novela escrita por Jay Asher llamada “Thirteen reasons why, uno de los bestsellers del año 2011.

Inicialmente fue concebida como una película que iba a ser producida por Universal Pictures y protagonizada por Selena Gomez. Finalmente, Netflix compró los derechos y la convirtió en una serie.

Los dos primeros episodios fueron dirigidos por Tom McCarthy, quien recibió la nominación al Oscar al Mejor Director por la película “Spotlight”, por la que sí fue galardonado con el Oscar al Mejor Guión Original y a la Mejor Película.

La serie está protagonizada por Dylan Minnette (“No respires”), Katherine Langford, Christian Navarro (“Vinyl”), Alisha Boe (“Paranormal Activity 4”), Brandon Flynn, Justin Prentice (“Preacher”), Miles Heizer (“Nerve”), Kate Walsh (“Sin cita previa”), Derek Luke (“Capitán América: El primer vengador”) y Brian d’Arcy James (“Spotlight”), entre otros.

¿De qué va “Por trece razones”?

Hannah Baker (Langford) es una nueva estudiante en el instituto. En su búsqueda por adaptarse en este nuevo “ecosistema” intenta entablar relaciones con sus compañeros. Sin embargo, no tiene mucha suerte y se acaba juntando con personas y en situaciones desafortunadas.

Crítica de la la primera temporada de "Por trece razones"

Hannah es víctima de abusos psicológicos e incluso físicos por parte de sus compañeros, lo que finalmente le lleva al suicidio. Pero antes de tal fatídico sino, quiere dejar su testimonio en forma de cintas de casete donde explica los 13 motivos por los que decide quitarse la vida. Cada cinta se corresponde con cada persona dentro de su círculo de relaciones cotidianas que, de alguna manera y en mayor o menor intensidad, contribuyen a dicha decisión.

En un acto de última voluntad, Hannah decide que estos “culpables” han de pasar por el mismo trauma por el que pasó ella, narrado por alguien que, a la hora de tener que escucharlo, ya no estará entre ellos. Pero además, escoge a una especie de “ángel de la guarda”, Tony (Navarro), para que guíe a dichos sujetos en su escucha.

La historia comienza cuando Clay (Minnette) recibe las cintas. Él es un chico responsable, bueno y que parece que no haya roto nunca un plato. Por tanto, cuando se entera de que la razón por la que escucha las cintas es porque él es uno de los culpables, algo dentro de él se quiebra y jamás vuelve a ser el mismo.

El público conoce de los sucesos que rodean el suicidio de Hannah al mismo ritmo que Clay, quien se encuentra (al igual que el espectador) con que cada vez le resulta más difícil escuchar el testimonio de esta pobre chica. Sin embargo, quiere descubrir qué ha pasado.

Paralelamente a esto, están los padres de Hannah: Olivia y Andrew Baker (Walsh y d’Arcy James, respectivamente), destrozados por el inexplicable suicidio de su única hija, quien no ha dejado ni siquiera una nota de despedida. Todos estos interrogantes les llevan a la desesperación.

Una de las actuaciones más destacables es la de Kate Walsh, cuyo personaje es de los que más afectados están por el fatídico final de su hija (tal y como resultaría obvio). Su deseo por comprender el final de Hannah le lleva prácticamente al borde de su salud mental e incluso financiera, puesto que ha demandado a la escuela y va a hacer lo que haga falta para exigir su responsabilidad.

Crítica de la la primera temporada de "Por trece razones"

Ya se ha ido hablando de pasada en la crítica, pero lo cierto es que si hubiera que quedarse con un tema sobre el que trata “Por trece razones”, sería el bullying, así como de sus consecuencias.

En efecto, es una serie imprescindible para abrir la mente a la sociedad sobre este más que acuciante problema. Además, es una de las causas más importantes de la mortalidad de los jóvenes, que acuden al suicidio para librarse de los abusos que sufren a diario en su escuela o instituto.

La visión que se ofrece en esta serie es que todo el mundo tiene su versión de la misma historia y que nadie tiene toda la razón, pues obviamente las percepciones personales de cada uno van a influir en cómo interpretan sus relaciones con el resto de personas. Pero algo que sí ha quedado claro es que no es correcto ningunear, ignorar y maltratar a las personas.

Dada la alta demanda del público, lo más probable es que Netflix dé luz verde a una segunda temporada de “Por trece razones”.

2 Comentarios

  1. Yo he empezado a ver la serie hoy, y me parece absolutamente espectacular. Los actores, la fotografía, la dirección, pero sobretodo por la trama que es muy interesante. He visto dos capítulos, y ya estoy con ganas de ve el tercero !

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here