Crítica de “Ouija: El origen del mal”

0
28
Crítica de

[dropcap]C[/dropcap]on una predecesora bastante pobre, “Ouija: el origen el mal” nos sorprende gratamente. En esta nueva entrega viajaremos al pasado con respecto a la primera entrega, llegando hasta los años 60 en la ciudad de Los Ángeles, donde la familia Zender ha perdido a su cabeza de familia. Esto lleva a Alice a hacerse cargo de sus dos hijas, Lina y Doris. Para ello decide trabajar como médium para ayudar a la gente en la transición tras perder a un ser querido y permitirles encontrar la paz.

Pero todo esto es falso, ya que incluso sus hijas intervienen en algunos de los trucos. Todas estas argucias no les permitirán pagar las facturas, y por ello Alice decide recurrir al tablero de Ouija que se encuentra de moda. Este tablero permitirá a la hija pequeña Doris contactar con su fallecido padre creando un portal al más allá. Esto no sería una película de terror si solamente estuviese el espíritu de su padre en aquel lugar.

Los dos puntos fuertes de la película son sin lugar a dudas las dos pequeñas interpretadas por Lulu Wilson (Doris) y Annalise Basso (Lina), las cuales son capaces de transmitir la tensión a la que están sometidos sus personajes durante toda la película. Y por otra parte la gran labor de Mike Flanagan, quien ya había trabajado como director en otras producciones como “Oculus: El espejo del mal”.

A diferencia de otras películas de terror pretenciosas, “Ouija: El origen del mal” es consciente de sus limitaciones a la hora de entrar en el cine de posesiones o casas encantadas. Es por esto mismo que se utilizan fórmulas que ya han funcionado en el pasado e incluso se hacen homenajes a películas como “El exorcista”.

Los defectos de “Ouija: El origen del mal”

Lo complicado en toda película de este género es plasmar la historia con ese toque de sustos y sin que parezca todo muy digital a la hora de añadir efectos especiales. Al respecto, los efectos digitales dejan bastante que desear. Un claro ejemplo de estos efectos es cuando a la hija se le ponen los ojos en blanco; se ve de lejos que es un trabajo bastante mejorable en todos sus aspectos.

Crítica de "Ouija: El origen del mal"
Parker Mack y Lulu Wilson en “Ouija: El origen del mal”

El personaje de Tom, el padre de las chicas, queda bastante desaprovechado, ya que tiene poco peso en la historia. La fecha de su lanzamiento aseguró un éxito en taquilla, puesto que con Halloween a la vuelta de la esquina en todo el mundo, millones de espectadores acudieron a verla.

Si al gran éxito cosechado le añadimos que el enrevesado final deja entrever que es más que probable una segunda parte o secuela paralela, estamos ante una buena película de terror que nos permitirá disfrutarla de principio a fin sin que debamos apartar la vista de la pantalla por aburrimiento u otras distracciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here