Crítica de “Ocean’s 8”

2
211
Crítica de

De todos es sabido que a Hollywood le encanta resucitar franquicias, de ahí que no causara sorpresa el anuncio de “Ocean’s 8”. A fin de cuentas, se lleva especulando un montón de tiempo con un posible spin-off femenino de esta saga cinematográfica.

El filme ha funcionado bastante bien en los Estados Unidos y, de hecho, se ha convertido en la segunda película más taquillera de todas las estrenadas hasta ahora. Sin embargo, su calidad se asemeja más a la de “Ocean’s twelve” y “Ocean’s thirteen” que a la de “Ocean’s eleven (Hagan juego)”. Y eso, desde luego, no es nada bueno.

“Ocean’s 8” y el esquema predecible

La estructura del guión de “Ocean’s 8” es del todo previsible (como también lo era la de la cinta cuyo cartel encabezaba George Clooney). Así, nos topamos con una presentación de personajes, la pertinente preparación del robo y su ejecución (con un posterior epílogo para explicarnos algunos detalles del mismo).

En cuanto a la primera, la única introducción que merece la pena es la de Debbie Ocean. De hecho, me gustó bastante cómo se nos muestra que no es capaz de dejar de lado las conductas que precisamente la enviaron a prisión.

Sin embargo, del resto de sus compinches apenas se nos da algunos detalles. No me refiero sólo a aquellas que poseen un rol más secundario, sino incluso a las principales (caso de Lou o Daphne Kluger).

La preparación del golpe es anodina, convirtiéndose en la parte más floja de toda la película. El problema es que el desenlace no es todo lo rutilante que me gustaría. Resulta muy tramposo y quedan excesivos cabos sueltos, lo que genera la sensación de que en realidad los guionistas nos han tomado un poco el pelo (y eso que es fácil intuir el giro de algunos de los acontecimientos).

“Ocean’s 8”, una película sin ritmo

Si analizamos “Ocean’s 8” como un conjunto, lo peor que se le puede achacar es su falta de ritmo. El filme se alimenta de las apariencias, pero no de las que observamos en la pantalla, sino de las que se esconden en su fallido libreto.

Así, se nos intenta hacer creer que todo acontece de forma rápida o que vamos a presenciar un robo verdaderamente increíble. Pero es eso, un mero espejismo que luego provoca nuestra lógica decepción.

Crítica de "Ocean's 8"

Buena culpa de ello es del director, un Gary Ross que parece haberse mantenido en la monotonía de “Los hombres libres de Jones”. Sus imágenes carecen de nervio, algo que también le sucede al montaje y al guión de la película (que firma con la ayuda de Olivia Milch).

Todo esto se nota mucho porque, a pesar del fabuloso reparto del que dispone, no es capaz de sacarle lustre al mismo. Sandra Bullock todavía puede lucirse en alguna que otra escena, pero, por ejemplo, Cate Blanchett está completamente desaprovechada.

Incluso los personajes de Anne HathawayHelena Bonham Carter, que son más histriónicos, carecen de la chispa que sí hallamos en otros trabajos de ambas actrices.

“Ocean’s 8” es, pues, una oportunidad perdida para recuperar a lo grande una exitosa franquicia.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.