Crítica de “Los hombres libres de Jones”

0
62
Crítica de

No le han ido muy bien las cosas al director y guionista Gary Ross con “Los hombres libres de Jones”, un proyecto que lleva años intentando sacar adelante (y que si no fuera por el éxito de “Los Juegos del Hambre” tal vez nunca hubiera visto la luz). Sin embargo, la crítica ha recibido al filme de forma tibia, mientras que el público le ha dado completamente la espalda (apenas recaudó 20.8 millones de dólares en la taquilla USA, cuando su presupuesto fue de 50 millones).

La película es un biopic de una figura controvertida en los Estados Unidos (y eso que hablamos de una persona que no es especialmente conocida en su país). Se trata de Newton Knight, a quien algunos historiadores consideran como el héroe de una rebelión contra la Confederación mientras que otros lo tachan de ser un mero desertor. Sin duda, “Los hombres libres de Jones” está a favor de los primeros, si bien a veces el comportamiento del protagonista de la historia no se puede decir que sea el de un hombre recto (a fin de cuentas, emplea la violencia para acabar con la violencia).

Los defectos de “Los hombres libres de Jones”

Dejando a un lado estas polémicas, y centrándonos en lo que de verdad aquí importa, he de decir que la cinta es bastante irregular, pretenciosa y demasiado larga. Aunque posee pasajes de interés, se nota que el realizador quiere trascender. ¿Y cómo lo hace? Intentando abarcar más de lo que debería (por ejemplo, observamos escenas que transcurren en el siglo XX y que involucran a un descendiente de Newton Knight; además, “Los hombres libres de Jones” no concluye a la vez que la Guerra Civil de los Estados Unidos de América, sino que nos relata sucesos que acontecieron años después).

Crítica de "Los hombres libres de Jones"
Mahershala Ali y Gugu Mbatha-Raw en “Los hombres libres de Jones”

El problema de todo esto es que, mientras existe cierta cohesión en la primera mitad del largometraje, ésta desaparece por completo en la segunda. Gary Ross toma pedazos de la vida de este personaje histórico, aquellos que más le convienen para desarrollar su discurso. Lo que hace con ello es segmentar el desarrollo de su obra y diluir su fuerza, puesto que deja al espectador con múltiples dudas acerca de qué es lo que sucedió en varios períodos de tiempo.

Asimismo, a “Los hombres libres de Jones” le falta ritmo, por no mencionar que no termina de llenarnos en sus instantes dramáticos. Entiendo que el director desee huir de lo lacrimógeno, pero una cosa es eso y otra pecar de frío (lo que a su vez evita que el público se apasione por el relato).

Una prueba de lo que acabo de mencionar se puede hallar en la interpretación de Matthew McConaughey (no tan convincente como en anteriores trabajos). Hay un momento disperso en el que llora la muerte de un amigo y donde se echa en falta algo más de sentimiento en una escena que tendría que generarnos un nudo en la garganta. Esto es algo que también sucede cuando, al comienzo de la película, fallece un familiar del protagonista. En cuanto al resto del reparto, me quedaría con las actuaciones de Gugu Mbatha-RawMahershala Ali, ambos muy naturales (el papel de Keri Russell es breve y de escasa relevancia en la trama).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here