Crítica de “La Gran Muralla”

4
39
Crítica de

Los responsables de Legendary están obsesionados con los monstruos. Se podría decir que todo comenzó con “Pacific Rim”, siguiéndole después títulos como “Godzilla”, “La Gran Muralla” (que precisamente es objeto de esta crítica”), “Kong: La Isla Calavera” y la secuela de la mencionada “Pacific Rim” (por no mencionar que preparan “Godzilla: King of monsters” y “Godzilla vs. Kong”).

En el caso de “La Gran Muralla” no nos hallamos ante bestias de tamaño descomunal, sino que nos topamos con miles de criaturas a las que se enfrentan unos valerosos y adiestrados guerreros chinos. Éstos han de evitar que los monstruos invasores lleguen a la capital y que su mal se extienda al resto del mundo. La ayuda de un mercenario occidental les será de mucha utilidad (a fin de cuentas, se trata de una estrella de Hollywood).

Crítica de "La Gran Muralla"

“La Gran Muralla” no es una mala película, pero sí deja bastante que desear en aquello que tendría que ser el punto fuerte de cualquier largometraje: su guión. La trama es demasiado sencilla y los personajes carecen de profundidad. Su evolución es manida, previsible y se nos narra de una forma bastante simplona. Tal es así que nunca llegamos a simpatizar con ellos, dándonos igual cuál va a ser su destino.

El libreto original lo escribieron Carlo Bernard y Doug Miro, quienes anteriormente habían trabajado en “El gran rescate”, “Presencias extrañas”, “Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo” y “El aprendiz de brujo” (hoy son conocidos por ser los creadores de la serie “Narcos”). El filme, en el que Edward Zwick tenía que haber dirigido a Henry Cavill, pasó entonces por las manos de Tony Gilroy, quien últimamente se está especializando en reescribir los textos de otros (tal y como sucedió con “Rogue One: Una historia de Star Wars”).

A favor de “La Gran Muralla” hay que decir que al menos se dejar ver y que, dada su duración, apenas hay tiempo para el aburrimiento. Pero, por desgracia, se echa en falta un mayor cuidado en sus elementos aventureros (algo que, insisto, se tendría que haber solventado en su guión).

El director, el verdadero héroe de “La Gran Muralla”

No obstante, lo mejor de la película son algunos de sus apartados visuales. Se nota que Zhang Yimou, el responsable de “Hero”, “La casa de las dagas voladoras” y “La maldición de la flor dorada”, es su realizador. La fotografía, el diseño de producción, el vestuario y el uso de los extras sólo se pueden calificar de magníficos, al igual que la puesta en escena del director antes de los preparativos de cada batalla (de hecho, me gusta más la tensión que se logra con anterioridad a las contiendas que durante el desarrollo de las mismas).

Los efectos especiales cumplen pero no llegan a asombrar. Por otro lado, no me convence el diseño de las criaturas. No obstante, puede que estemos ante la valoración más subjetiva de toda la crítica de “La Gran Muralla”.

Y dejo para el final a los actores. Matt Damon es la principal estrella del filme y, no sé, lo encuentro perdido y sin carismaPedro Pascal parece que se adapta mejor a su manido rol, mientras que Willem Dafoe tampoco sabe qué hacer con su personaje. De los intérpretes orientales me quedo sin dudarlo con Andy Lau, quien logra aportarle a Wang algo de dignidad.

4 Comentarios

  1. Una pregunta: ¿Crees que habría sido más interesante, si en vez de Monstruos hubiesen sacado ejércitos de invasores bárbaros humanos,? Digo yo, si algo sobra en China y sus regiones son chinos?

  2. Es que viendo el potencial que podía haber tenido tratándose de la gran muralla china, me imaginaba algo similar a la batalla del abismo de Helm, solo que sin elfos ni Uruk-ai, pero iría en esa línea.

    • Creo que has dado con el ejemplo adecuado, Ignotus. Exacto, después de ver las batallas de la saga “El Señor de los Anillos”, las de “La Gran Muralla” no nos parecen tan espectaculares (de hecho, las criaturas están empecinadas en entrar por el mismo sitio). De todos modos, si hubieran trabajado un poco más lo que son los personajes, todo sería distinto, porque simpatizaríamos con los protagonistas. Pero es que encima eso no sucede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here