Crítica de la película “El contable”

0
78
Crítica de la película

No creía que “El contable” fuera a ser una película tan descaradamente comercial (que conste que esto no lo digo de forma peyorativa). De hecho, el propio arranque del filme no hace presagiar lo que veremos a continuación. Así, un flashback nos muestra a un niño que, junto a sus padres y su hermano, visitan un centro especial para menores que padecen algún tipo de autismo. Gracias a ello, en el presente comprendemos por qué el protagonista de la historia se comporta de la manera que lo hace. Así, es una persona distante, fría, inteligente y maniática. Ah, y esconde un secreto…

“El contable” es un filme realmente entretenido. A pesar de sobrepasar las dos horas de duración, su visionado no se hace pesado y mantiene al espectador atento a la historia que se le está contando. No obstante, presenta un problema muy obvio: en lugar de narrarnos un relato íntimo y pequeño, se decanta por desarrollar otro al que quizás le sobre algo de “grandilocuencia”.

La compleja sencillez de “El contable”

A ver si me explico, pues no quiero que haya malentendidos a la hora de leer mi crítica. Cuando hablo de “grandilocuencia” no me refiero a que la cinta sea pretenciosa o que en realidad esté repleta de fragmentos de acción y de una exagerada intensidad. No, mi exposición no va por ahí. En realidad, “El contable” merece semejante calificativo porque el guión de Bill Dubuque (“El juez”) se decanta por centrarse en la “falsa” complejidad de la trama y dejar un poco de lado su atractiva premisa inicial.

Crítica de la película "El contable"
Ray (J.K. Simmons) le encarga una investigación a la agente Medina (Cynthia Addai-Robinson)

Y es que, aunque la historia es fácil de seguir y no da lugar a confusiones, abre múltiples frentes que nos conducen a un mismo sitio. Por un lado tenemos a Christian descubriendo los errores existentes en la contabilidad de una empresa tecnológica. Por otro, observamos a una analista a la que se le encarga encontrar a un hombre que trabaja para peligrosos criminales de todo el mundo (probablemente la parte más endeble de la narración). ¿Que no es suficiente? Pues nada, se añaden un asesino a sueldo, una asesora fiscal de la citada compañía, nuevos flashbacks y el pasado de un alto cargo del Departamento del Tesoro.

Personalmente, hubiera preferido que “El contable” se centrara en el autismo de Christian y en su relación con Dana, la asesora de la empresa, suavizando de este modo los acusados componentes de thriller que presenta la película. Por supuesto, se trata tan sólo de un punto de vista y, aunque la confluencia de los distintos elementos de la historia me parece un tanto forzada, repito, al menos todo se explica bien y resulta entretenido.

El director Gavin O’Connor, a quien no le fue muy bien con “La venganza de Jane” pero que sabe cómo desenvolverse en el género (se ocupó del episodio piloto de la serie de televisión “The Americans”), consigue reunir las piezas del rompecabezas (no todos sabrían hacerlo).

Termino mencionando al reparto, donde Ben Affleck no lo hace nada mal (ayuda el hecho de que su personaje no transmita demasiadas emociones). Además, tiene como compañeros de reparto a actores tan eficientes como Anna KendrickJ.K. SimmonsJon Bernthal, John Lithgow y Cynthia Addai-Robinson (resulta curioso comprobar cómo esta actriz pasa de ser la Amanda Waller de “Arrow” a trabajar en su primera película de relevancia). Llama la atención que los papeles de Jean SmartJeffrey Tambor, dos intérpretes de incuestionable talento, sean tan breves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here