Crítica de “Ben-Hur (2016)”Jack Huston en "Ben-Hur (2016)"

Crítica de “Ben-Hur (2016)”

Cuando se anunció la nueva adaptación de “Ben-Hur”, a muchos no nos agradó semejante idea. A fin de cuentas, la versión de 2016 lo tenía verdaderamente difícil a la hora de superar la magnífica calidad de las de 1925 y 1959. Sin embargo, ya ha transcurrido más de medio siglo desde que se filmara este libro por parte de un gran estudio de Hollywood, así que, viéndolo con estos ojos, quizás era el momento adecuado para estrenar en la gran pantalla otra traslación del texto de Lew Wallace.

No creo que a ninguno os sorprenda leer que “Ben-Hur (2016)” es muy inferior a “Ben-Hur” (1959), que bajo mi punto de vista es una obra maestra de William Wyler (cineasta que incluiría sin dudarlo entre mis diez favoritos de la historia del cine). Pero lo mejor es que nos olvidemos de las comparaciones. Sé que es una tarea complicada, pero considero injusto que un determinado título quede demasiado marcado porque se basa en una obra que con anterioridad ya fue llevada a la gran pantalla por otros autores.

Dicho esto, he de decir que “Ben-Hur (2016)” es una película muy irregular. Su narración está repleta de altibajos, provocando que tan pronto nos interese lo que acontece en su desarrollo como que, unos minutos después, suceda todo lo contrario. Pero lo más curioso de todo es que, a pesar de ello, no se trata de una cinta aburrida. Puede que no nos apasione lo que se nos relata en ella, pero he de reconocer que no se me hizo pesada en ningún momento (y eso que en su arranque hay una extensa presentación de personajes).

Crítica de "Ben-Hur (2016)"

Judá (Jack Huston), Messala (Toby Kebbell) y la carrera de cuadrigas de “Ben-Hur (2016)”

El filme posee una buena factura y es de agradecer el uso que se hace de los decorados y de los escenarios reales. Por supuesto, en los pasajes más complicados se nota la intervención de los efectos digitales, pero en general se resuelven bastante bien (al respecto me quedaría con el momento en el que observamos cómo se produce el ataque de la galera romana en la que rema un Judá esclavo, puesto que la visión del espectador es la misma que la del protagonista). Tenía ciertos recelos sobre este asunto, puesto que Timur Bekmambetov no es un realizador que me entusiasme (no lo digo sólo por “Abraham Lincoln: Cazador de vampiros”, sino incluso por la sobrevalorada “Wanted [Se busca]”). Es verdad que mueve mucho la cámara y a veces nos marea, si bien ya es algo habitual en las producciones actuales de Hollywood.

El chocante final de “Ben-Hur (2016)”

El clímax de “Ben-Hur (2016)” no es otro que la famosa carrera de cuadrigas, concluyendo la película de forma precipitada y casi como si fuera una ñoño telefilm. Probablemente se trate de lo peor de esta adaptación, ya que no da tiempo para que los personajes evolucionen de la manera en la que lo hacen. De hecho, casi parece que el director y los guionistas quieran acabar cuanto antes la historia, provocando con ello una sensación de absoluta perplejidad en el espectador (esto contrasta además con el ya mencionado inicio de la cinta, mucho más pausado que esta nefasta conclusión).

Crítica de "Ben-Hur (2016)"

Morgan Freeman como Ilderim en “Ben-Hur (2016)”

Lo que me ha sorprendido gratamente de “Ben-Hur (2016)” es su elencoJack Huston es un intérprete al que principalmente descubrí en la fallida serie de televisión “Eastwick” y que luego recibió bastantes alabanzas gracias a su papel de Richard Harrow en “Boardwalk Empire”. La verdad es que su trabajo es muy digno, al igual que el de Toby Kebbell (quien, no obstante, transmite menos que su compañero de reparto). Morgan Freeman tiene algunas escenas de interés, mientras que los personajes de Nazanin Boniadi (Esther) y Ayelet Zurer (Naomi Ben-Hur) se desaprovechan bastante. En cuanto a Rodrigo Santoro, no me gustó como Jesús de Nazaret (carece de carisma y no provoca el impacto que se espera de una figura histórica tan relevante).

2.5
Puntuación total
Lo mejor: la batalla naval.
Lo peor: su ridículo final.
No está a la altura de sus predecesoras, pero al menos no aburre y el reparto está correcto. Lo que es inexplicable es su muy poco elaborada conclusión.

COMENTARIOS

WORDPRESS: 8
  • comentario-avatar
    Ignotus 8 meses

    ¡¿Qué la peli acaba después de la carrera de cuadrigas?!

  • comentario-avatar
    Ignotus 8 meses

    Vale, me has convencido, paso de verla en el cine, ya la veré más adelante.

  • comentario-avatar
    Apolodorus 7 meses

    Pues yo te recomendaría ir. Tres razones: la secuencia de las galeras que, en pantalla grande, “tiene su aquel”; la de la carrera de cuadrigas que también lo tiene, y mucho, vista en cine; la entrada en Jerusalén, el arresto y posterior reducción de la familia Hur que en tamaño menor y con peor sonido, va a perder gran parte de su fuerza. Además la película entretiene. Sólo un consejo: si al final vas ponte ante la cartelera del cine con esta filosofía. “Anda, ¿que será eso de Ben-Hur?” Quiero decir que entres sin prejuicios; saldrás ganando y serás más justo que muchos con esta nueva versión de la novela de Lewis Wallace y no con un remake (que no lo es) de la película del Wyler de 1959, a la que adoro.

    • comentario-avatar

      Gracias por tu comentario, Apolodorus. Coincido contigo respecto a la secuencia de las galeras. Sin embargo, curiosamente me sigue pareciendo más espectacular la carrera de cuadrigas de la versión de William Wyler (lo mismo sucede con el arresto de Ben-Hur y su familia, que no posee tanta fuerza dramática). En todo caso, cualquier película es mejor verla en el cine, y más cuando es de estas características.

      Mi mayor problema con este largometraje es su tramo final. ¿No te pareció demasiado precipitado?

  • comentario-avatar
    Apolodorus 7 meses

    Sí; es como si hubiesen visto el reloj y hubiesen dicho: “Rayos, nos pasamos de tiempo. Corten,corten, corten”. Estos días, navegando por la red encontré una página de habla inglesa que tiene una serie de clips de esta película. En todos se ve que rodaron escenas más largas que luego fueron aligeradas, por ejemplo la aparición de Dimas en la cruz y las palabras que intercambia con Jesús y que Judá oye mezclado entre la gente. Esas palabras empiezan a hacerle mella; luego las que pronuncia Jesús, que son más que las que se ven en la película, acaban por derrumbarle, lo que ya sí que vemos. Si han seguido el mismo esquema con la historia de la madre y la hermana, tenemos la respuesta. Montar estas escenas no sé cuanto tiempo hubiera alargado la película, pero es una pena que no lo hayan hecho. Todos lo hubiéramos agradecido.

    • comentario-avatar

      Mi teoría es que quisieron que el clímax de la película fuera la carrera de cuadrigas, de ahí que se apresuraran a completar la historia con tanta prisa. Al final lo que consiguen es restarle dramatismo a la historia. Habrá que confiar más en Antoine Fuqua y su remake de “Los siete magníficos” (o al menos eso espero).

  • DISQUS: 0