Crítica de la película “Assassin’s Creed”

0
24
Crítica de la película

Me encantan los videojuegos de “Assassin’s Creed”. Acepto las críticas que tachan a esta franquicia de repetitiva, pero disfruté muchísimo tanto con su primera como con su segunda parte (donde, por cierto, su argumento sí era verdaderamente importante, quedando relegado en sus últimas entregas a un lugar menos destacado). También me pasé estupendamente navegando con total libertad como un pirata en “Assassin’s Creed IV: Black Flag”, si bien todavía no he podido disfrutar de “Assassin’s Creed: Unity” y “Assassin’s Creed: Syndicate” (en el primer caso, y a tenor de la lectura de ciertas opiniones y comentarios, quizás habría que sustituir dicho verbo por el de “padecer”).

Ubisoft quiere explotar esta importante licencia más allá de los videojuegos, y lo hace con una película que no sólo pretende que sea el comienzo de una saga, sino el punto de partida para llevar a la gran pantalla otros de sus conocidos títulos. En su día vendió los derechos cinematográficos de una de ellas a Disney, siendo el resultado “Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo”.

El filme no funcionó como se esperaba, pero es que, desde entonces, tan sólo dos largometrajes basados en populares juegos han rebasado en la taquilla mundial las cifras que logró la citada película: “Warcraft: El origen”, que fracasó en los Estados Unidos pero funcionó estupendamente en China, y “Angry Birds: La película” (que recaudó 349.7 millones, sólo 13 millones más que “Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo”).

Crítica de la película "Assassin's Creed"
Marion Cotillard (Sofia) y Michael Fassbender (Callum) en “Assassin’s Creed”

No sé cómo le irán las cosas a “Assassin’s Creed” en la taquilla, pero al menos los seguidores de la franquicia no se podrán quejar de la adaptación que ha sacado adelante Ubisoft, ya que es bastante fiel a la obra original. Claro que hay diferencias, pero esto es lógico si consideramos que no sólo se pretende contentar a los que ya conocen la saga, sino de paso captar nuevos adeptos a la misma. Al respecto, tengo mis dudas de que aquellos que no conozcan el universo de “Assassin’s Creed” sean capaces de entender la trama de la cinta.

Y es que el guión introduce interesantes conceptos de los videojuegos que no terminan de explicarse con la profundidad que debieran, quizás pensando más en desarrollarlos en una hipotética secuela. Si nos fijamos en los personajes, se intenta idear un pasado dramático a Callum Lynch, el protagonista, o dotar de cierta ambigüedad a Sofia. En ambos casos el objetivo de los responsables de la película no puede considerarse satisfactorio, uniéndose a ello el hecho de que se pasa por alto la historia de Aguilar, el ancestro de Cal, lo que provoca que exista una escasa empatía del espectador hacia él. En cuanto a las licencias históricas, son habituales en la saga y, si no se toman en serio, no llegan a molestar (por supuesto, se apuntan a la moda de lo “políticamente correcto”, de ahí que los españoles no salgamos muy bien parados).

El libreto, pues, resulta mejorable, centrándose más en Callum que en Aguilar (justo lo contrario de lo que sucedería en los juegos). Pero, claro, si prácticamente todo lo que acontece en “Assassin’s Creed” se hubiera ambientado en el siglo XV, el presupuesto del filme sería bastante más elevado que los 125 millones de dólares que se dice que costó rodarla. No es de extrañar que se note demasiado que las escenas de acción se desperdigan por el metraje con suma cautela, intercalándolas con abundantes pasajes repletos de diálogos.

Crítica de la película "Assassin's Creed"
Marion Cotillard y Jeremy Irons, hija y padre en “Assassin’s Creed”

En estos últimos nos topamos con múltiples referencias a los videojuegos, si bien da la impresión de que se han incluido para contentar al público. ¿Por qué digo esto? Muy sencillo, las secuencias en cuestión carecen del sentido de la aventura que en teoría no debería faltar en una producción de estas características. Al final, las peleas, los saltos, las escaladas… todo parece excesivamente artificial. Si encima los efectos especiales no transmiten naturalidad, entonces dicha sensación se acentúa. La labor del director Justin Kurzel es simplemente correcta y a veces se limita a comportarse como un mero artesano de Hollywood.

El reparto de “Assassin’s Creed”

Me llama la atención que Michael Fassbender se haya involucrado tanto en este proyecto, algo que se percibe en su actuación. El intérprete se toma en serio los fragmentos dramáticos de la narración, tal y como sucede cuando Callum cree que va a morir tras ser condenado a muerte. Asimismo, lo da todo en las escenas de acción, por lo que no se le puede poner ningún pero a su labor. Marion Cotillard sale airosa de un papel limitado, mientras que Jeremy Irons casi resulta prescindible como el villano de la función (Charlotte Rampling impone bastante más respeto).

assassin's creed

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here