Análisis del videojuego “Hotline Miami”

0
20
Análisis del videojuego

Con la llegada de los juegos indies, lo retro pasó de ser algo añejo, extraño y vulgar, a ser apreciado por las masas. Los mundos pixelados han abierto puertas a pequeños estudios que, por desgracia, no pueden hacer frente a superventas.

Este pequeño inconveniente es una gran baza para que los creadores se saquen de la manga obras originales con propuestas muy adictivas. Es el caso de “Hotline Miami”, un título que engancha por su sencillez y peculiaridad.

La brutal puesta en escena de “Hotline Miami”

Lo primero que llama la atención cuando te pones a probar la ópera prima de Dennaton Games es su estética pop de los años setenta y ochenta. Colores muy vivos y chillones que te hacen viajar en el tiempo, cuando Tony Manero era el rey de la pista o los Bee Gees entonaban aquello del Stayin Alive.

También es una oda al Séptimo Arte. Los más cinéfilos no podrán negar las similitudes con el film “Drive”, del director danés Nicolas Winding Refn, e incluso una obra de culto como “El club de la lucha”.

Análisis del videojuego "Hotline Miami"

Basta dar estas referencias para decir que no es un título apto para todas las edades y todos los gustos. Descubrir “Hotline Miami” en su plenitud pide a gritos paciencia, dejar atrás lo moralmente correcto y disfrutar de una orgía, una fiesta donde la violencia destaca a niveles estratosféricos.

¿Qué demonios hago aquí?

Si por algo destaca “Hotline Miami” es por su gran personalidad. Al empezar a jugar no tendremos ni idea de qué debemos hacer, ni cuál es nuestro objetivo, duda que se disipa a los pocos minutos, cuando eres partícipe de una reunión con unos extraños con cabezas de animales, como atuendo de bienvenida. No te hagas preguntas, ve al grano y sigue al píe de la letra las órdenes que te asignen.

Después de esta extraña asamblea vas a tu casa, recibes una llamada con un encargo sencillo, banal, de poca importancia. Decides ir a echar un vistazo. Ya eres partícipe de un espectáculo que está a punto de comenzar.
Tu tarea no es simple, no vas a entregar una pizza, ni vas a ser el canguro de un niño rebelde; tu misión consiste en, ni más ni menos que, deshacerte de toda vida humana de manera anónima y con extrema crueldad.

Sé imaginativo

No puede haber algo más simple en un juego que aniquilar a nuestros enemigos. Esta frase quizás no tenga el mismo sentido en “Hotline Miami”; su patrón de ataque es aleatorio. Ya puedes ser el Julio César de la estrategia militar o dotar con algo de coherencia tus ataques, que no servirá de nada.

Para esta tarea tienes que ser imaginativo, utilizar el numeroso arsenal del que dispones y elegir con precisión la máscara con la que darás fin a tus adversarios. Cada arma, cada antifaz que utilices tendrá sus ventajas e inconvenientes en este banquete tan particular. Cuanto más original seas y más combos encadenes, más puntuación obtendrás al final de cada fase.

Análisis del videojuego "Hotline Miami"

El control de nuestro personaje es demasiado tosco, da igual que uses el combo teclado y ratón que un mando. Cuesta un poco al principio, pero cuando llevas ya un buen rato te olvidas de este pequeño detalle. Ni qué decir tiene que, al tener unos enemigos con un patrón aleatorio, moriremos en más de una ocasión. Esto hace que se use el sistema de ensayo y error, y resta muchos enteros para aquellos jugadores con escasa paciencia.

Colorido y contundente

Como he dicho al comenzar la reseña, “Hotline Miami” tiene una paleta de colores muy colorida que desprende aire retro por los cuatro costados. Sus gráficos recuerdan a un juego de Super Nintendo en vista cenital, que casan perfectamente con lo que vemos y sentimos en pantalla.

Su apartado sonoro es de lo mejor que puedes encontrar en un título independiente, con unas melodías muy pegadizas que se te meterán en tu cabeza y no dudarás en tararear, pues es santo y seña de esta nueva franquicia. Algo que, desde luego, no pasa desapercibido.

Me voy, que tengo encargo

“Hotline Miami” es una aventura donde sacar a relucir nuestro instinto de supervivencia de una forma jamás vista en el mundo del videojuego. Una verdadera obra de arte con buenas dosis de violencia, que puede recordar al Tarantino más excesivo, o a Ryuhei Kitamura, otro director de cine amante del gore.

Análisis del videojuego "Hotline Miami"

Déjate llevar por su estética, por su música pegadiza y comienza un viaje psicotrópico de lo más variopinto. Un título que ya estás tardando en tener en tu biblioteca de juegos independientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here